Carta a mi Yo de 17

En una suerte de ejercicio terapéutico, escribo esta carta a mi Yo de 17 años, desde la visión de los 44 y con las palabras que me hubiese gustado recibir en esa época.

La casa ciega.

Un hombre se obsesiona con una casa abandonada frente a la suya, una historia que transcurre por el filo entre la realidad y la locura.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: