JLM Studio 1Desde que tengo memoria me he llevado bien con las palabras, tanto orales como escritas, seguramente influenciado por la pasión que mi abuelo materno tenía por los libros, la cual me inculcó desde muy pequeño y que yo abracé entusiasmado.

Nunca olvidaré a “Colmillo blanco” de Jack London, mi primer amor literario, ni las “Cinco semanas en globo” de Julio Verne, tampoco “Viaje al centro de la tierra”, ni “20.000 leguas de viaje submarino” —ambos del mismo autor—, porque más allá de su prosa magistral, esos libros que leemos en la infancia nos marcan para siempre, nos enseñan que a través de la imaginación no hay límites, nos demuestran que a través de las palabras se pueden vivir muchas vidas y que una vez que pruebas el elixir de la lectura, no lo abandonas nunca más en tu vida.

Los libros son una parte importante de mi existencia y lo seguirán siendo seguramente. Pero no sólo de libros vive el hombre, aunque sí puede hacerlo gracias a las palabras. Y son ellas precisamente las que me han guiado hacia la comunicación. Actividad que abracé con amor y pasión, permitiéndome vivir de lo que me gusta y desarrollarme en una actividad tan cercana al arte como lo es la publicidad.

Me toca vivir una época increíble desde el punto de vista de la comunicación, nunca hubo tantas posibilidades de expresarse, de tener una voz propia, nunca hubo tantas posibilidades de soñar en grande, hoy sentimos que todo es posible, los avances se suceden a la velocidad de la luz y las personas mutamos nuestras formas de comunicarnos casi sin darnos cuenta y de formas asombrosas. A veces da vértigo sí, pero ¡cómo vale la pena!

Así que aquí estoy, volcando en el papel virtual mis reflexiones, mis textos, mis historias y aquello que la inspiración indique, para compartirlo contigo, para generar ese ida y vuelta que a ambos nos hace crecer.

¡Bienvenid@! Y muchas gracias por dispensarme tu tiempo.