¿En qué momento se secó la fuente?

En aquel tiempo la vida fluía como el agua, todo parecía tan fácil, tan posible. No había límites, podíamos conseguir todo lo que nos propusiésemos, el futuro estaba ahí nomás, esperando que lo conquistásemos…

Hace unos días me crucé con un viejo compañero de secundaria; él no me vio, pero su rostro me transportó automáticamente a mis 13 y a los comienzos de una época en la que todo estaba en potencia, la mente flotaba entre sensaciones, sueños, incertidumbres y posibilidades, y prácticamente nada parecía tan difícil ni imposible de lograr a futuro. 

Es probable que, en aquel momento, ninguno pudiese vislumbrar los derroteros que luego, la vida fue deparando para cada uno de nosotros. Las suertes fueron dispares. Y recordando situaciones y conversaciones, compruebo hoy, que todo aquel caudal inacabable de posibilidades, terminó concretándose en muy pocos casos, la mayoría de ellos impensados en aquel momento. 

La vida te va enseñando que el futuro se construye en el presente, que el esfuerzo, la tenacidad, la voluntad, la disciplina y el amor propio son los verdaderos puntales del desarrollo personal y que, sin importar qué tanto soñaras o creyeras que podrías conquistar lo que desearas, no lo harías a menos de que fueras capaz de comprometer tus capacidades intelectuales y emocionales, en pos de un objetivo concreto. 

Pero obvio, el aprendizaje se da a lo largo de los años y probablemente para cuando seas ya capaz de interpretarlo, te percates de que has recorrido poco más de la mitad del trayecto y te encuentres en algún punto de no retorno. 

Pienso que a ese punto es al que llaman “crisis de la mediana edad”, ese momento de la vida en el que compruebas efectivamente que retornar no es posible, y que avanzar aún guarda una buena dosis de incertidumbre, sobre todo, porque aún no te has consolidado. 

Estás a mitad de camino, con más certezas y más habilidades, te has transformando en un ser más práctico, realista y capaz que nunca, pero al mismo tiempo estás cargado de responsabilidades y el eje de tu vida se ha corrido desde tú centro, hacia el de tus hijos. 

También hay otra sensación que es un poco extraña, una en que te da la impresión de que es la primera vez en mucho tiempo que te detienes a pensar, a respirar hondo y a observar el camino recorrido. Es una pequeña pausa, probablemente la primera de muchas de aquí en más, pero es claro que te has detenido después de correr desenfrenadamente detrás de aquel futuro lleno de potencial, que una vez soñaste y que, quizás no alcanzaste, o al menos no en la forma en que alguna vez intentaste visualizarlo. 

Creo que esa pausa llega para ser “conscientes”, en el sentido budista de la palabra, y prepararnos para una nueva etapa, bien diferente a las anteriores. 

El rostro de mi amigo me devolvió a los 13, pero también a la comprobación de que aquel futuro en el que hoy habito, es muy diferente a todo lo que había imaginado, soñado o visualizado, no es peor ni mejor, solo es muy diferente. 

Ha pasado el tiempo con la misma naturalidad con la que el agua se escurre entre los dedos, han pasado tantas cosas en el camino y han transcurrido tantas vivencias, que durante el recorrido he sido incapaz de darme cuenta de que aquella fuente, aparentemente inagotable, se había secado. 

Y está bien, porque hoy son otras las aguas que nos mueven, éstas no se elevan en el aire como aquellas para caer en el mismo sitio, éstas corren como un río del que conocemos su desembocadura, y para el que finalmente estamos preparados para transitar en su totalidad. 

Quizás ya no haya tanta potencialidad, pero hay más consciencia y sin dudas, habrá mucho más disfrute.

José Luis Martínez Gadea ©

Un comentario sobre “¿En qué momento se secó la fuente?

Agrega el tuyo

  1. Estoy segura que hay más conciencia. Espero todo siga, todo vaya y se disfruté ese presente nuevo y distinto. Me ha gustado mucho. Yo creo que estando en cualquier edad aunque hayan otras expectativas, o mejor dicho, otras responsabilidades, se puede conseguir lo que sea: Compromiso.

    Le gusta a 1 persona

Responder a historiasconk Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: