Cartas cruzadas

Hace tiempo que Ardonaldo viene sintiéndose incómodo con la cuestión de su viejo conocido Ermenin. Si bien es consciente que éste no es una mala persona, le preocupa mucho el entorno en el que se desenvuelve y la forma en que ello puede perjudicar a alguno de sus amigos más cercanos, cuando deciden pasar unos días de vacaciones en las lejanas tierras del no diestro Ermenin. 

Como es su costumbre, les escribió para ponerlos en alerta sobre algunos peligros que corren al visitar aquellas tierras, claro, sin dejar de mencionarles que en definitiva se trata sólo de meras precauciones a tomar, para evitar eventuales situaciones complejas.

Desde la perspectiva y la idiosincrasia de Ardonaldo, esta carta es algo normal y de uso corriente entre él y sus compatriotas, ahora bien, desde el punto de vista de Ermenin, es muy lógico que éste reaccionara como lo hizo cuando tuvo conocimiento de la misma. ¿Indignación? ¡Peor! Ermenin y sus amigos más cercanos, sintieron que aquella misiva que Ardonaldo extendió a los suyos, era en realidad una afrenta directa, que no buscaba otra cosa que socavar la imagen general de su tierra y generar inestabilidad. Por lo que aquella sencilla epístola se transformó para estos en una bofetada en público, más allá de que las palabras en ella expresadas no dejaban de guardar fidelidad con la situación que actualmente viven los compatriotas de Ermenin.

Sin meditarlo y acicateado por el orgullo herido, Ermenin no encontró mejor idea que la de responder a la carta de Ardonaldo con otra misiva dirigida a sus propios compatriotas, en tono similar y con contenido por el estilo de la carta original, aunque yendo un poco más allá y agregando algunos otros puntos que tienen más que ver con cuestiones internas entre Ardonaldo y los suyos, que con cuestiones generalistas a las que los paisanos de Ermenin debieran atender, si pretenden evitar cualquier percance al recorrer las lejanas tierras Ardonaldianas.

La vida está llena de sorpresas y uno nunca termina de conocer realmente a las personas. ¿Qué llevó a Ermenin a contestar algo que no le fue dicho a él directamente? Seguramente se sintió aludido y quiso marcar presencia y posición al respecto, pero no se percató de que al hacerlo, evidenciaba una inseguridad emocional y una actitud a la defensiva que quizás de otra forma, hubiesen pasado desapercibidas. Por otra parte, y seguramente sin proponérselo, terminó generando que un asunto absolutamente trivial y cotidiano en otras sociedades, tomara estado público, se magnificara y encendiera un foco de luz sobre aspectos que, relativamente en penumbras como estaban, quizás no fueran tan visibles para muchos de los mortales.

Peor aún se tornó la situación, cuando el primo lejano de Ermenin, Nicolasio, decidió sumarse a la reacción de su pariente y escribirle a sus propios compañeros en el mismo tono en que lo hiciera su querido familiar político. Por ende, lo que empezó como una mera costumbre entre compatriotas, terminó en una rastra de cartas cruzadas, con destinatarios que nunca pidieron consejo y que, seguramente estupefactos, terminaron leyendo sobre cuestiones internas de otros, que nada tienen que ver con sus propios intereses.

¡Cómo cuesta creer que hombres serios y en posiciones de privilegio, terminen reaccionando de formas tan infantiles y arrebatadas! ¿Qué podemos esperar entonces de los simples hombres de a pie?

En fin, a pesar de todo, siempre nos quedará la esperanza de que otra vez calmas las aguas y sopesados los hechos, terminen comprendiendo la moraleja en la historia: “Cuando reaccionas, no razonas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: