Vuela hijo, vuela.

Dedicado a Benjamín

 

Hijo mío,

mi rama es fuerte

es firme para ti,

pero ella no es tu destino

tan solo es un apoyo,

tu punto de partida.

 

Busca hijo, busca.

Encuentra tu camino,

mirándote en el mío (si quieres),

pero busca el tuyo.

Busca uno a tu medida,

que sea tu propio recorrido.

 

Vuela hijo, vuela.

Surca el cielo de la vida

arqueando tus alas al futuro.

Recuerda en pleno vuelo tus valores

y haz de ellos

cimientos de tu propio nido.

 

Pelea hijo, pelea.

Enfrenta tus temores

confiando en tus virtudes.

No hay peor enemigo que uno mismo,

apóyate en tus armas, mira al frente

y pelea, aliándote contigo.

 

Llora hijo, llora.

Descarga tu sentir,

libera ya esa carga.

Valiente es el que admite,

humano es el que siente

y libre el que perdona.

 

Sueña hijo, sueña.

No importa qué te digan,

persigue tus anhelos

y ve tras lo que creas.

La respuesta está en ti mismo,

no la busques afuera.

 

Vuela hijo, vuela.

Encuentra tu propia rama

y enséñales a tus hijos

con tu vivo ejemplo.

Pero no olvides nunca hijo,

no olvides, tu punto de partida.

 

Y recuerda siempre hijo, recuerda:

grande es quien valora,

quien respeta y agradece,

quien ayuda y acompaña,

quien se esfuerza y persevera

y quien vive a su manera.

 

 

3 comentarios sobre “Vuela hijo, vuela.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: