El arte y el miedo

La convicción y los sueños permiten mover estructuras anquilosadas.

La sola presencia de un objetivo fuerte y claro provoca acción inmediata, pero al mismo tiempo se mueven las cadenas del miedo, representadas magistralmente por la duda, la baja autoestima o la sobre exigencia, entre otras tantas variantes, que pueden salir a escena con el único rol de arruinar el esfuerzo, o al menos minar él o los intentos creativos.

Es increíble la enorme capacidad del miedo para metamorfosearse y presentarse a la cita disfrazado de lo que haga falta, con tal de mantenernos “dormidos” y “encadenados” a nuestra zona de confort.

Hasta una simple lluvia de ideas puede transformarse en una cruel tormenta de auto reproches y desatar un vendaval de razones y auto argumentos, por los cuales uno es —aparentemente— incapaz de lograr aquello que “inconscientemente” osó proponerse.

Librar esta batalla es parte fundamental del arte —al menos de la escritura—, enfrentarse cara a cara con sus propios prejuicios y creencias puede ser letal para quienes aun no encuentren la forma de vencer al miedo, o al menos de hacerle frente dignamente.

A menudo me encuentro cabalgando por esas planicies, tratando que la mera y consistente práctica del arte, sea suficiente entrenamiento para el momento en que toque librar una nueva batalla.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: