Cuestión de perspectiva

Este video de Matías Carrica que aquí comparto, inspiró y marcó el ritmo del poema urbano —un rap a modo de reflexión— que más abajo escribo. Lo hago con sentimiento y también con un poco de impotencia, porque aturdido por la realidad que nos envuelve como sociedad, me cuesta encontrar herramientas que contagien y que a su vez, promuevan la reflexión. 

Esto me animó entonces a escribir / en clave de rap todo lo que decir / palabras que mi mente comenzó a dictar / que sólo dentro mío no podían quedar / todo lo que mi corazón tenía por decir / y que a través del verso pude transcribir. 😉

Para entrar “en ritmo” entonces, más que a mirar, los invito a escuchar y reparar en la letra de la canción de Carrica, porque con total crudeza describe una realidad que golpea tanto a la república Argentina, como a nuestro querido país. Y si quieren alguna otra recomendación sobre este artista, vale la pena escuchar también “Historia de barrio”, otra cruel historia real dentro de una muy bien lograda canción.

 

Cuestión de perspectiva

por José Luis Martínez Gadea

 

Ayer con mi cuñado estaba conversando

y fue precisamente no recuerdo cuando

que me mostró un video con una canción

que rápidamente llamo mi atención.

A primera oída parecía lo de siempre

pero este cantante tenía algo diferente,

atendí a la letra que llegó a mis oídos

y fue a partir de ella, que encontré el sentido

para escribir la nota que hace tiempo vengo

dando vueltas y vueltas sin saber por dónde

podría yo encarar para dar con el molde.

Los temas de Matías suenan contundentes

Carrica habla sus cosas y las de su gente,

cuentan la verdad de una mayoría

que hoy vive aplastada por la minoría.

Ya sea en la Argentina o en mi país

esto que canta el pibe tiene su raíz

en una realidad que a todos nos convoca

pero de la que nadie quiere abrir la boca.

Seguro que si estás en un asentamiento

te arrastra la vida hacia el hundimiento,

porque no hay salida que tú puedas ver

ni tienes herramientas con las que poder,

no hay un ejemplo sano al cual acudir

para cortar el círculo y poder salir

de la calle y del vicio que no dan escape

y que seguramente tendrán su remate,

en una amarga cárcel que desde lo lejos

parece ser lo justo ante lo complejo,

de no saber qué hacer con una realidad

que ya supera en largo nuestra potestad,

de hacerle por fin frente a lo imprescindible

antes de que este bardo sea inaccesible.

Seguro que es más fácil echarles la culpa

mirar por sobre el hombro y descargar la furia

porque desde su puesto no tienen defensa

y porque sus acciones aumentan la brecha

el pozo que divide a nuestra sociedad

en dos bandos de gente donde no hay piedad,

por un lado son todos proto-delincuentes

y por el otro lado son todos “decentes”.

Acaso no nos detendremos a pensar

que el lugar que ocupamos lo marcó el azar

que no fuimos nosotros los que decidimos

de qué lado del pozo nos encontraríamos,

mirá si por destino o por casualidad,

del otro lado un día nos tocara estar,

seguro que lo verde ahora sería negro

o aquello que hoy tiramos porque no queremos

tendría al fin el valor que no reconocemos.

En toda esta cuestión encuentro hipocresía

la misma que hace mucho veo día a día,

en una sociedad que no cae en la cuenta

de que hace mucho tiempo que se encuentra enferma,

ya no ve que sus hijos van desbarrancando,

que ya no tienen sueños, andan deambulando

viviendo el día a día sin expectativas

en un calvario lento al que otros llaman vida.

“No escupas para arriba” nos dice el refrán,

no te hagas el otario ni te hagas el man,

en esto estamos todos bien entreverados

acá no hay uno sólo que se pare al lado

porque acá fue entre todos que hemos construido

ésta realidad que ahora huele a podrido.

Empecemos entonces por tomar acción

dando a nuestros hijos buena educación

que no empieza en la escuela ni tampoco en textos,

sino que en nuestra casa y con nuestro ejemplo.

Vivamos nuestra vida con intensidad

hagamos lo que hagamos con vivacidad,

tratemos que lo nuestro sea lo mejor

porque todo lo hagamos con real pasión,

y así y de a poco iremos construyendo

una nueva forma de vivir sintiendo

que aquello que el destino o el azar nos dio

haberlo recibido la pena valió,

y porque merecimos la oportunidad

de inspirar a otros con nuestro accionar.

Mirando para arriba nada cambiará

seguro que el ombligo no te dolerá,

siempre que en el sorteo no te haya tocado

haber nacido claro en lado equivocado,

por eso da las gracias y ponte a pensar

de qué forma a tus hijos vas a inspirar,

que vean con acciones lo que es vivir

amando lo que haces y queriendo ir

en busca de tus sueños y de tus anhelos

sin importar obstáculos ni impedimentos,

porque tienes la fuerza que te dio el destino

el día que naciste y te marcó el camino,

poniéndote de un lado de los de la vía

y dándole a tu mente una perspectiva,

porque de ella depende todo lo que piensas

y que tu realidad, la realidad parezca,

no te olvides Fulano que todo en la vida,

termina en una cruel cuestión de perspectiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: